Por Alberto Cabezas, Noticias Panorama
Jeremías HualpaBonamico, es un joven de Chubut, Argentina quien relata a Noticias Panorama que su madre le transmitió el VIH en el momento de su nacimiento.
Entrevista
¿Alguna vez has sido discriminado por tener VIH?
Algunas veces me han discriminado, pero muy pocas y por suerte no fueron para nada agresivas o por lo menos yo lo sentí así.
Yo entiendo completamente que la discriminación al VIH no surge desde el odio, sino desde la desinformación e ignorancia.
La primera vez que recuerdo una discriminación hacia mí por poseer VIH fue en mi propia casa, mi cepillo de dientes estaba separado al del resto de mi familia, yo me sentía mal y no entendía por qué sucedía esto, la verdad que se desconocía mucho del tema y yo era bastante chico para entender que me pasaba.
Pero hoy de adulto analizo y entiendo que esto sucedía completamente por desconocimiento de cómo funcionaba.
Otra vez que recuerdo haber sufrido discriminación fue por parte de una profesora mía en el secundario, yo estaba completamente bien de salud ya que siempre tomé mis medicamentos, pero ella a raíz de, otra vez, el desconocimiento, no me dejaba hacer actividades físicas.
Por supuesto que esto lo hablamos, le informamos a la profesora cómo funcionaba y por suerte entendió, hoy soy fanático del deporte.
Pero la peor discriminación que puede tener alguien con VIH es la que se pone uno/a mismo/a, la desinformación también nos afecta a nosotros y nos sentimos «presos» en un cuerpo que está mal, enfermo, triste, mucho tiempo me sentí un «potecito de veneno» pero gracias a la ayuda de profesionales de psicología y doctores que me explicaron cómo funciona verdaderamente el VIH pude superar esa discriminación hacia mí mismo y hoy puedo decir que soy exactamente lo que quiero ser.
¿Cómo adquieres el VIH?
Yo adquiero el VIH a través de mi madre, ella era VIH positivo y quedó embarazada de mí. El VIH no es heredable, pero al realizar el parto se tiene contacto con fluidos vaginales y sangre por lo cual allí se produce, se llama transmisión vertical. ¿Se pudo haber evitado?
Por supuesto que sí, de hecho, tengo una hermana que es menor a mí y ella no tiene VIH positivo.
Lamentablemente, mi madre no tenía la información suficiente para entender lo que le pasaba, ella lo único que sentía era miedo y negación al VIH, al punto de que creía firmemente de que era un invento de la industria farmacéutica para vender medicamentos y que el virus no existía.
Existen procesos que se le realizan a los recién nacidos para evitar el contagio, ella decidió no hacérmelos.
Mi abuela al enterarse de todo esto y saber que mi madre estaba esperando otro bebé (mi hermana) decidió darle a escondidas este tratamiento a ella en el momento que nació para evitar que adquiera el virus, por suerte lo logró.
Mi madre falleció cuando tenía 2 años por una infección pulmonar ya que no estaba realizando el tratamiento.
No la culpo de nada, ella no estaba informada y el miedo produjo este final, que en paz descanse.
¿Tu familia y amigos como tomo tu situación respecto al VIH?
Bueno, como ya dije tengo VIH desde que nací así que, por supuesto que mi familia sabe que soy VIH positivo, nunca le di mayor importancia a quien sabe y quién no.
De hecho, todos mis amigos y amigas saben que lo tengo y que pueden preguntarme lo que quieran siempre sin ningún tipo de problema.
Al principio lo ocultaba, pero en la secundaria decidí que no quería ocultarlo más, que era algo de mi vida que podían saber y que no habría ningún problema en ello.
La clave para poder decirle a alguien que tenéis VIH positivo es la forma en que lo comunicamos, esto aplica para amigos, pareja, familia o quien sea.
Si lo contáis muy asustado, con miedo, sintiendo que te vas a morir, el resultado va a ser malo, la otra persona se va a preocupar y tal vez alejar porque también le transmitís el miedo que vos tenéis.
En cambio, sí lo contáis de una manera más natural, con información, sabiendo que no es nada malo ni el fin del mundo y también sabiendo cómo explicarlo, el resultado es transmitirle confianza y seguridad a la otra persona, tal vez puedas informarle de qué se trata y tenga una mirada mucho más distinta y acertada de este virus.

¿Qué mensaje le darías a la población en general sobre el VIH?
A las personas que tienen VIH les digo, tener VIH no es el fin del mundo ¿Es algo de lo que preocuparse? Por supuesto que sí, pero tampoco volverse locos, por suerte estamos en un momento en el que la medicina avanzó demasiado y todo se puede tratar.
Es un tropezón, que tal vez llegó en el peor momento o en el momento que naciste como yo, pero hay que utilizarlo para levantarse con más fuerza que nunca y seguir adelante.
Si hacemos las cosas bien y escuchamos a los y las profesionales de medicina, todo va a estar más que bien.
Infórmense, busquen grupos de ayuda que son lo mejor que hay, sepan que NO ESTÁN SOLOS NI SOLAS, hay muchísimas personas que vivimos nuestra positividad de distintas maneras y que desde la experiencia podemos ayudar.
Y para agregar quiero decirle a cualquier persona que lea esto, sea positiva o no, que se informe, que investiguen de qué se trata este virus que lo hacen quedar como lo peor que le puede pasar en la vida a alguien y les aseguro que no es para nada así.
Un saludo muy grande y gracias por el espacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *