Erick Daniel Girón, Noticias Panorama

Jennifer Domínguez y Mildred Ajú, fueron las dos valientes mujeres que a finales de 2018 fundan el proyecto ante la necesidad de explorar nuevas posibilidades laborales y con la firme visión de apoyar a los jóvenes guatemaltecos.
“Date chance” nació como un negocio debido a la necesidad de sus fundadoras de obtener un empleo y generar ingresos frente a las adversidades que la sociedad guatemalteca sufre en el ámbito laboral. Hoy, el proyecto es una puerta que ha servido a muchos jóvenes emprendedores para establecer su propio negocio y salir adelante.


Este espacio, ha servido para generar capacitaciones que permiten a sus beneficiarios poder mejorar sus capacidades digitales, generar ingresos y al mismo tiempo mitigar los efectos económicos adversos provocados por la pandemia del COVID-19.
En entrevista a Noticias Panorama Jennifer Domínguez, una de las fundadoras del proyecto afirma que la idea surgió de su amiga Mildred Ajú, quien fue además impulsora del proyecto.
Una semilla que floreció
Con un capital de 300 quetzales, las fundadoras de “Date Chance” iniciaron éste magnífico proyecto. Con el desempleo como detonante, decidieron emprender y aventurarse en esta empresa debido a la dificultad que Mildred enfrentó para conseguir un trabajo formal.
Al principio, iniciaron vendiendo algunos vestidos tipo “maxi” que estuvieron a la moda hace unos años. No obstante, al ir generando ventas y más ventas, el negocio comenzó a crecer por lo que fue legalizado en la SAT y se adquirieron más productos para vender.
“En ese momento ella no me creía que había otras personas que se dedicaban a lo mismo y pues de ahí sacaban un salario”, enfatiza Jennifer Domínguez.


Al irse incrementando las ventas y pedidos, Mildred se dio cuenta que necesitaba más personas que le ayudaran por lo que comenzó buscando jóvenes de su comunidad que se unieran al proyecto comercializando sus productos por internet y “así empezó el grupo de seis personas”, relató Domínguez.
El proyecto tuvo un éxito tal que Mildred se dio cuenta de que era un negocio rentable y que estaba apoyando a su comunidad generando empleos para otras personas, que al igual que ella, cuando fundó el negocio; enfrentaban dificultades para encontrar un empleo y generar ingresos para sus familias.
Estos jóvenes fueron recibiendo apoyo de Mildred, quien les apoyó con créditos o becas para que sus allegados tuvieran la posibilidad de estudiar, superarse y sufragar los gastos del estudio.
Domínguez relata que en ese momento “empiezan a buscar a más jóvenes para que se unan con ellos a comercializar productos y a través de la rentabilidad que estaban generando empiezan a darle la oportunidad a otros jóvenes de otros departamentos y a personas que tienen cierta discapacidad”.

Los frutos de un esfuerzo conjunto
Al haber conseguido ampliar sus horizontes, las dos amigas fundadoras de “Date Chance” comienzan a buscar jóvenes mujeres solteras o con hijos, o bien a personas que han enfrentado algún tipo de dificultad económica debido a la pandemia del COVID-19; tanto en la capital como en el interior de la República ayudándolos a crear sus micronegocios.
“Actualmente el proyecto lo que busca es brindarle la oportunidad a otros cien jóvenes entre las edades de 18 a 30 años para que ellos puedan empezar sus negocios de emprendimiento o sus micronegocios desde su casa o comunidades, los capacitamos y les brindamos el capital semilla, les ayudamos a aperturar, por ejemplo, la página de Facebook, una página en Instagram, les damos todo el tema de marketing”, indicó Domínguez.
Al momento, 56 jóvenes son apoyados por el proyecto brindándoles un capital semilla y capacitaciones para que emprendan sus negocios propios. Como aliciente extra, les brindan asesoría sin ningún costo para legalizar sus negocios ante la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).
Con ello, las dos fundadoras de “Date Chance” buscan crear capacidades y desarrollar las habilidades digitales que poseen los jóvenes beneficiarios para que puedan mitigar los efectos económicos y laborales adversos provocados por la pandemia.
Como único requisito se solicita a los beneficiarios que sigan estudiando y que se capaciten constantemente para mejorar sus habilidades.
Durante un mes y medio se desarrolla el curso en el cual, los alumnos tienen la oportunidad de generar un micronegocio propio a través del capital que invierten y con ello poder impulsar a otros jóvenes emprendedores a que sigan el mismo camino.
Actualmente, el proyecto cuenta con integrantes en los departamentos de Sololá, Escuintla, Retalhuleu y otro grupo que está por comenzar en Izabal.
“Es una necesidad de poder ayudar y eso brinda una felicidad inmediata el ver como pequeños emprendimientos también pueden brindar oportunidad de empleo a personas que no lo tienen”, afirma Domínguez.
Apoyar a la juventud
La creciente tasa de desempleo imposibilita a los jóvenes a encontrar una plaza laboral formal y estable, por lo que las fundadoras del proyecto “Date Chance” buscan impulsar a los jóvenes que enfrentan estas dificultadas para que puedan prepararse e incentivar sus habilidades.
Enfatiza Domínguez que “se les dan las capacidades, continúan preparándose, además de eso obtienen habilidades digitales que eso ayuda a romper la brecha digital que muchos jóvenes están viviendo actualmente en este país y ven en la digitalidad la oportunidad que quizás ellos no veían antes de entrar dentro del proyecto”.

Agrega que, este proyecto que nació con una sola persona, busca a más personas para poder ayudar a otras cien personas y proseguir con el éxito que hasta el momento han logrado. Además, indica que “Date chance” ha sido muy importante para ellas como mujeres porque muchas veces las adversidades hacen que la mujer no vea el potencial de sus capacidades para generase oportunidades a sí mismas.
“Esto ha sido una satisfacción primero porque somos mujeres y segundo porque somos madres y tercero porque hemos podido abrirle las puertas a otros jóvenes a que puedan crecer y creer en ellos mismos”, expresa Domínguez. Añade que, la pandemia fue una ventana que muchas personas utilizaron para reinventarse y emprender sus propios negocios.
Para las personas que están interesadas en obtener más información acerca del proyecto “Date chance” pueden escribir al correo electrónico milymodasgt@gmail.com o comunicarse al número telefónico 47400471.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *