– La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dijo el lunes durante su viaje a Guatemala que EE.UU. busca «desalentar la migración ilegal», pidiendo a los migrantes que «no vengan» a la frontera con México.

En una conferencia de prensa conjunta con el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, Harris repitió el mensaje del gobierno Biden respecto a la situación en la frontera, diciendo a las personas que desean embarcarse en el viaje hacia EE.UU.: “no vengan”. “Vamos a desalentar la migración ilegal (…) si vienen a nuestra frontera serán enviados de vuelta”.

“La mayoría de la gente no quiere dejar el lugar donde crecieron, a su abuela, el lugar donde rezaron, el lugar donde hablan su idioma, su cultura es familiar”, dijo Harris durante la reunión sostenida con el presidente Alejandro Giammattei, en la capital del país centroamericano.

Harris culpó a la falta de oportunidades y la inseguridad como las principales causas de la migración irregular, y anunció que parte de los $4 mil millones de dólares que la administración Biden destinará a la región en cuatro años, serán utilizados en iniciativas para invertir en mujeres jóvenes emprendedoras, y en el desarrollo de la empresa privada.

Por su parte, el mandatario guatemalteco hizo públicas nuevas y rigurosas medidas para enfrentar a los traficantes de migrantes en Centroamérica y México, conocidos como «coyotes».

Republicanos a la defensiva

No obstante, ni los acuerdos alcanzados en materia de migración, ni el fuerte discurso de la vicepresidenta en Guatemala parecen convencer a los republicanos de la estrategia demócrata para detener el flujo migratorio.

En un comunicado sobre el viaje de la presidenta, los republicanos acusaron al gobierno Biden de crear una «crisis» en la frontera y lo señalan por tener, lo que ellos aseguran son, «políticas laxas hacia la migración irregular».

«Las reuniones de Kamala en México y Guatemala buscan distraer la culpa lejos de la administración Biden, sin resolver la crisis que el mismo Biden creó», escribió el Comité Nacional Republicano en el documento.

Cómo lograr que la ayuda llegue a los más necesitados, y lograr que la corrupción sea enfrentada con apoyo del gobierno local, son otros puntos que señalan los republicanos como retos para los que, según aseguran, no hay un plan sólido.

Acuerdos en seguridad, economía y anticorrupción

La lucha contra la corrupción fue uno de tres acuerdos entre Estados Unidos y Guatemala, discutidos durante la visita de la vicepresidenta Harris, además de otros dos acuerdos de cooperación en temas de seguridad y economía.

«EE.UU. creó dos grupos de trabajo, en donde participarán el Departamento de Estado, el Departamento de Justicia y el Departamento de Tesoro para combatir la corrupción y el tráfico humano», anunció Harris.

Las agencias del gobierno estadounidense trabajarán juntas para llevar a cabo investigaciones y “capacitar a las fuerzas del orden locales para que lleven acabo su propia tarea por lo tanto apoyarán a los fiscales guatemaltecos, incluyendo la fiscalía especial contra la impunidad”, explicó la vicepresidenta en una conferencia de prensa luego de su encuentro con Giammattei.

“La corrupción no conoce fronteras y queremos asegurarnos de que esto se trata de crimen transnacional”, sentenció.

La visita de la vicepresidenta a al país centroamericano, sin embargo, llega después de que el presidente Giammattei criticara a uno de los más importantes fiscales contra la impunidad en el país, Alejandro Sandoval, quien trabaja de la mano con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), una comisión de la ONU.

El mandatario guatemalteco fue encarcelado durante 10 meses en 2010, acusado de abuso de autoridad, asesinato y ejecución extrajudicial durante una redada en una prisión en 2006, cuando era el jefe del sistema penitenciario.

Frente a Harris, no obstante, Giammattei se comprometió a garantizar la independencia de poderes y apoyar los esfuerzos anticorrupción de EE.UU.

“Un tema que nos preocupa a ambos gobiernos es algo que estructuralmente ha tenido muchísimos problemas en Guatemala para poder ser controlados y el compromiso nuestro fue aumentar las capacidades dándole el soporte  financiero al ministerio público como ya lo hemos hecho”, dijo el presidente de Guatemala.

En materia de salud, el gobierno del presidente Joe Biden, enviará 500.000 dosis de vacunas contra el COVID-19 a Guatemala, según dijo Harris en Ciudad de Guatemala.

La vicepresidenta ahora viaja a México, donde tendrá también un encuentro con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Fuente: Voz de américa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *