En 2021 la ciberdelincuencia ha pasado a convertirse en una preocupación principal en las empresas; ya que representa un alto costo asociado con la pérdida de información y la recuperación del curso del negocio

Redacción

Ángel Salazar, Gerente General de Soluciones Seguras Guatemala, participó este viernes en el Foro «Independientemente segurxs”, organizado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad INCIBE. En este impartió la charla “¿Cómo proteger a las empresas en épocas inciertas?”.

Junto a otros expertos, se presentó una luz en la problemática relacionada al cibercrimen, cómo estar atentos y evitar riesgos  tecnológicos, financieros, físicos o incluso de reputación de la empresa. .

En la actualidad los ciberataques continúan en ascenso como una de las actividades más rentables; solo en Guatemala han aumentado con un promedio de 2,052 ataques por semana en los últimos seis meses. Los riesgos de malware son cada vez más especializado y contra un mayor número de víctimas, las cuales están desprotegidas. Estos incrementos son debido a que hay más usuarios que antes y con menos defensas.

“Los ataques han crecido exponencialmente. Podemos comparar a Guatemala con el resto del mundo en una situación muy similar a la del Covid-19, en donde tenemos el ingreso de nuevas variantes pero bajo porcentaje de personas vacunadas. Eso mismo sucede en el ambiente digital, las mismas amenazas que en primer mundo, pero las empresas guatemaltecas cuentan con menos infraestructura, leyes y educación digital.” asegura Ángel Salazar, gerente general de Soluciones Seguras Guatemala.

El impacto en una pequeña empresa puede ser fatal, cerca de un 60% que sufre un ataque corre riesgo de cerrar definitivamente. En otra posición, algunas empresas más robustas tienen una inversión considerable en ciberseguridad permitiéndole hacer frente a ataques más eficientemente.

Es vital que las empresas validen el estado de sus sistemas, cuente con estrategias que puedan actualizarse con eficiencia para no quedar obsoletas ante la rapidez con que mutan los ataques de los cibercriminales.  “La clave es que las organizaciones mantengan un monitoreo de los componentes de ciberseguridad y estar alerta para dar respuesta ante cualquier posible evento, a esto le llamamos Ciber Resilicencia.” , explicó Salazar.

Para construir un sistema de respuesta rápida y de protección, las empresas pueden tomar varias acciones que les permita responder de una manera efectiva:

  • Identifique y ubique los activos, información sensible o sistemas más importantes; mantenga siempre un backup de los sistemas e información.
  • Proteja sus activos; asegure e implemente soluciones de seguridad, de defensa automatizada. Entre estas acciones se pueden utilizar contraseñas robustas y de doble factor de autenticación, cifrar la información sensible de cliente o data de negocio, crear políticas de ciberseguridad e implementar softwares de protección.
  • Detecte situaciones extrañas. Siempre de la mano de la protección preventiva, se debe tener un factor de monitoreo o vigilancia. Acompañando esto utilice software original, lo que permitirá identificar con mayor facilidad posibles fallos o deficiencias.
  • Responda ante posibles amenazas. Prepárese y documente las acciones a tomar en una posible falla de seguridad y que le permita restaurar los sistemas críticos lo más rápido posible.

 

“La defensa ante un posible ciberataque es prevenir e invertir en seguridad, crear políticas de ciberseguridad y planes de acción de la mano de expertos para tener un modelo moderno y adecuado. Invertir en ciberseguridad es como invertir en un guardia  de seguridad de valores.”, concluye Salazar.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *