Por: Alberto Cabezas

“En el Museo del Banco Central de Costa Rica tenemos tres colecciones, la colección de arqueología, la de numismática y una colección de artes visuales. Nosotros administramos las mismas mediante una organización que se llama Fundación Museos del Banco Central de Costa Rica”, expresó  Ligia López, que trabaja en el Departamento de Comunicación  y Promoción como Asistente, del Museo del Banco Central.

“Este es uno de los museos que tiene diferentes ramas, entonces uno como colaborador, puede aprender mucho de arte, de la historia de los primeros habitantes que habían existido en el país, que son los moradores precolombinos”, aseguró.

Agregó, “laborar en el museo, ha sido la experiencia más bonita, porque puede uno tener una sensibilidad muy grande hacia las raíces, la cultura costarricense, conocer desde los primeros pobladores, su forma de vida, hasta todo lo de las monedas”.

López estudió Comunicación, desde hace 16 años ingresó  al museo, donde se ha  trabajado en varios departamentos desde boletería, la tienda, en dirección en el puesto de secretaria. Con esta conversó el Periódico Panorama.

¿Cuál es la sala de exhibición  más gustada, visitada por los turistas nacionales y extranjeros?

Es muy relativo. Por ejemplo, el Museo de Oro Precolombino. La mayoría de los turistas vienen a ver lo que es el oro, pero hay una parte grande del público nacional que viene a la parte de Numismática, son súper leales a todo lo que se genere en relación a ese tema.

Pero, podemos decir que el Museo es más conocido como el Museo de Oro Precolombino,  ya que es el más visitado, porque es una de las colecciones más importantes de Costa Rica de Oro.

¿Qué transformaciones ha tenido el museo desde su fundación a la actualidad?

La historia del museo se remonta desde 1950, cuando unos personeros del Banco Central decidieron fundar en ese entonces, el Museo Histórico y Arqueológico, después Histórico y Arqueológico, posteriormente Museos del Banco Central.

Entonces, en ese momento ellos vieron que mucha de la riqueza del país, se esta yendo al extranjero porque había muchas personas interesadas en las piezas y tenían también la posibilidad de tener colección de numismática, de monedas y billetes, entonces, decidieron conformar el Museo. Desde allí viene toda la transformación en 1966 se inaugura el primer museo del Oro, ya así una colección.

Porque antes era solo coleccionar,  conservar como las piezas, pero en 1966, ya se establece por primera vez, una exhibición permanente del Museo de Oro Precolombino, en el 9 o 8 piso del edificio del Banco Central, allí estuvo esa colección después existió una exhibición temporal de Numismática y ya después fue que empezó la creación del Proyecto de la Plaza de la Cultura.

La misma básicamente tenía tres propósitos, que uno era darle visibilidad al Teatro Nacional aunque no se concibió inicialmente con eso,   pero cuando botaron todos los edificios de acá expresaron que el teatro se veía muy bonito,  entonces decidieron crear un edificio subterráneo completamente, otro de los propósitos era que los ciudadanos de San José tuvieran una plaza porque en ese tiempo casi no habían donde recrearse un poco y tener un edificio para albergar las colecciones del Banco Central.

Esto para que la riqueza patrimonial tuviera un lugar, entonces, ya eso se empieza a pensar en 1973 y 1977 empieza el proyecto que duró hasta 1982, cuando se inaugura el edificio de la Plaza de la Cultura.

Pero los Museos del Banco Central ya comenzaron a tomar fuerza con ese nombre hasta 1985 que es cuando se hace el primer montaje del Museo del Oro Precolombino. El mismo ha tenido tres montajes después de 1985, otro en el 2001 y el del 2016. Básicamente esta ha sido su historia. Después de eso estuvo lo que es la creación de la colección de Numismática.

¿Algo más que deseas agregar?

Es importante expresar, donde estamos ubicados porque la gente pasa mucho por la Plaza de la cultura, pero no se imagina que aquí hay un museo y que estamos ubicados bajo la plaza de la cultura en el caso central de San José Costa Rica, que el museo también tiene una tienda que apoya a artesanos indígenas costarricenses, aquí puede encontrar las artesanías del pueblo de Boruca, de San Vicente de Nicoya.

Tiene un edificio súper lindo, una revista internacional, lo nombró como uno de los edificios más sobresalientes de la arquitectura moderna este edificio entre muchos otros de todo el mundo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *