Por: Carmen Quesada Santamaría, candidata a la Presidencia de la República de Costa Rica

Es necesario impulsar una iniciativa legislativa en Costa Rica, denominada “ LEY PARA REBAJAR SALARIOS DE LOS DIPUTADOS, DIPUTADAS, PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA Y OTROS PUESTOS ELECTOS CADA CUATRO AÑOS, PARA DEMOSTRAR SOLIDADRIDAD Y APOYAR A LA MUJER”.  

Tal y como la que presenté el 10 de Enero del 2022 en el Departamento de Participación Ciudadana de la Asamblea Legislativa, la cual pretenda  rebajar las remuneraciones percibidas por las personas que ocupen el cargo de elección popular de diputados de la República a partir de mayo del año 2022.

De tal manera, que se reforme del artículo 2 de la ley 7352, LEY DE REMUNERACION DE LOS DIPUTADOSA LA ASAMBLEA LEGISLATIVA, así mismo, elimine  el Artículo 5 de la misma ley, lo que conllevaría a que se acabe con la odiosa concesión de quinientos litros de combustible para el uso discrecional de sus automotores de esa misma ley 7352.

Usando el nuevo cálculo de remuneraciones de diputados, se establecen nuevos parámetros para los salarios del Poder Ejecutivo en los cargos de Presidente, Vicepresidente, ministros, vice ministros, oficiales mayores, directores y jefes de departamentos.

En el caso de las personas trabajadoras en cargo se respeten los derechos adquiridos a la fecha de entrada en vigor de esta Ley.

Finalmente que se  transfiera los recursos derivados de estos ahorros para las mujeres en condición de pobreza para fortalecer programas de cuido, estudio, capacitación y apoyo económico para desarrollo de MIPYMES, así mismo, se obligue al Ministerio de Hacienda a realizar los cálculos anualmente e informar a la Asamblea Legislativa,

Costa Rica atraviesa una crisis económica, social y moral sin precedentes. En el plano económico podríamos resumirlo diciendo que el modelo de desarrollo, alentado, promovido y ejecutado por las fuerzas políticas que nos gobiernan desde la Segunda República y primordialmente desde los mediados de los años setentas, ha ocasionado que Costa Rica pasara de ser uno de los países menos desiguales de América Latina, a principios de los años noventa, a ser uno de los más desiguales del planeta.

El último informe del Programa Estado de la Nación de este año 2021 así lo revela, Costa Rica de antes de la pandemia, ya era uno de los diez países más desiguales del mundo y ahora esta tendencia a concentrar riqueza más bien se acrecienta.

Las repercusiones sociales están a la vista: desempleo, pobreza y profundización de las brechas sociales, destaca el informe del Estado de la Nación.

Las mujeres son las mayores víctimas de este modelo neoliberal, las cifras con rostro de mujer son éticamente inaceptables.

La crisis moral que ha desembocado este modelo es inigualable.

El pueblo costarricense duda de la política y de las personas políticas.

Una y otra vez son engañados para conseguir el voto, la mentira y las falsas verdades han campeado en la clase política costarricense que ha gobernado en las últimas décadas.

La clase política gobernante, del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo principalmente, no dan confianza y más bien deterioran constantemente la imagen de la institucionalidad democrática y republicana.

La corrupción y el narco han permeado la institucionalidad.

Costa Rica requiere de lo mejor de los costarricenses, de sus valores y reservas morales que han construido esta Patria.

La clase política ha abusado una por omisión y otra por acción.

Es hora que se dé el ejemplo que se llega a gobernar para el bienestar común y no por ensanchar verdaderos privilegios y granjerías.

Para establecer las remuneraciones de los diputados se utiliza el salario base del Oficinista 1, (reasignado a «Auxiliar Administrativo 1») por parte del Consejo Superior del Poder Judicial definido, desde del 1° de enero de 2021, en la suma de ¢462.200,00 (cuatrocientos sesenta y dos mil doscientos colones exactos), según se dispuso en la Circular número 287-2020, de la sesión número 119-20 del Consejo Superior del Poder Judicial, celebrada el 15 de diciembre de 2020. Así las cosas, con esta propuesta se pretende que las remuneraciones de las diputaciones sean de 462.200.00 colones multiplicado por 5, siendo el bruto de 2.311.000.00 (dos millones trescientos once mil colones).

Basado en ese nuevo parámetro para establecer la remuneración de las diputaciones, el salario de la persona que ejerza el cargo de la Presidencia de la República será del doble a la remuneración de las personas diputadas.

Es decir 4 millones 622 mil colones, el salario de quien ejerza la Vicepresidencia de la República quedará igual a la remuneración de las personas diputadas, igual tratamiento para quienes ocupen los cargos de Ministros de Estado.

A partir de estos parámetros se establecen los salarios de los Viceministros en un 80 % de lo devengado por el ministro, de los salarios de los directores y oficiales mayores que será un 75 % del salario recibido por el Viceministro y el de los Jefes de Departamentos que será un 60 % del salario percibido por los Viceministros.

Frente a las inmensas dificultades económicas que los costarricenses padecemos, el Partido Justicia Social Costarricense propone esta iniciativa  por el mecanismo de Iniciativa Popular para que sea acogido por la actual Asamblea Legislativa, se apruebe cuanto antes y que las nuevas autoridades ingresen con esta nueva escala de remuneraciones y salarios.

Se hace de esta manera con el fin de evitar una discusión en el seno de la nueva Asamblea Legislativa y que podría teñirse subjetividad e intereses particulares por encima de los intereses generales del pueblo costarricense.

Sin embargo, si los actuales diputados no lo quieren aprobar, estará en la agenda como punto prioritario del Poder Ejecutivo y de la bancada del Partido Justicia Social Costarricense.

En concreto nuestra propuesta propone:

Primero,  en cuanto a los salarios del Poder Ejecutivo: ministros, vice ministros, oficiales mayores, directores y jefes de departamentos.

El salario de los ministros sea igual a la remuneración máxima posible recibida por los diputados de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica y según lo establecido en el Artículo 3 de esta Ley.

El salario de los viceministros sea un ochenta por ciento (80%) del salario recibido por los ministros, el salario de los directores y oficial mayor sea el setenta y cinco por ciento (75%) del salario recibido por los viceministros y el de los jefes de departamento sea del sesenta por ciento (60%) del salario recibido por los viceministros.

El salario devengado por los anteriores funcionarios no sea sujetos a retribuciones adicionales de ningún tipo.

Segundo, en cuanto a los salarios del Poder ejecutivo:  presidente y vicepresidente de la República.

El salario de la persona que ocupe la Presidencia de la República sea el doble de la remuneración máxima posible que recibe el diputado de la Asamblea Legislativa, tal y como queda establecido en el artículo 3 de esta Ley.

Los salarios de los vicepresidentes de la República sea igual a la remuneración máxima posible recibida por los diputados de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica y según lo establecido en el Artículo 3 de esta Ley.

El salario devengado por los anteriores funcionarios no sea sujetos a retribuciones adicionales de ningún tipo.

Tercero, que los recursos que se logren ahorrar mediante esta Ley deban trasladarse a los programas de atención a la mujer en condición de pobreza para fortalecer programas de cuido, estudio, capacitación y apoyo económico para desarrollo de MIPYMES. El Ministerio de Hacienda deba realizar los cálculos anualmente e informar a la Asamblea Legislativa.

Cuarto, que el salario de los servidores que se encuentren activos no puedan ser disminuidos y con respecto a ellos se respetarán los derechos adquiridos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *