Beneficios de la analítica para combatir fraudes financieros

Por: Gloria Cabero, Directora de Marketing SAS México, Caribe y Centroamérica.

El incremento de la cantidad de personas con acceso a internet y la consecuente disponibilidad de servicios comerciales a través de la red, convierten a los servicios financieros a enfrentarse a un mundo sin fronteras, que será marcado por el ritmo de los clientes, que van a todas partes siempre conectados y con posibilidades comerciales inmensas. Como en otras industrias, las organizaciones financieras se favorecen de los nuevos escenarios móviles pero también son vulnerables a riesgos como fraudes y ataques. Para ello, la tecnología aporta soluciones analíticas y de inteligencia artificial que permiten prevenirlos y disminuirlos.

 

La Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en un informe conjunto del 2016, señala que el cibercrimen le cuesta anualmente al mundo cerca de 575,000 millones de dólares; es decir, un 0.5% del PIB global. En el caso concreto de América Latina y el Caribe, la cifra es de unos 90,000 millones anuales, datos que nos dejan percibir claramente la magnitud de riesgos que se corren en las instituciones financieras.

 

Actualmente los servicios financieros ya no son exclusividad de la banca, ahora se encuentran nuevos jugadores que realizan transacciones monetarias como Paypal, Apple y Android, entre otras, que cuentan con billeteras virtuales y con métodos de pago sin plásticos (tarjetas), y con ello nuevas formas de aplicar otras lecturas de data, preferencias de consumo y dispositivos, es así como nuevamente, la tecnología tiene un papel fundamental al incorporar el respaldo de las transacciones con elementos biométricos como huellas digitales (en smartphones con esa tecnología) o simplemente con el uso de una contraseña y un código único de transacción.

 

Con la analítica se ha logrado fortalecer un modelo en el que convergen los datos transaccionales con información adicional de los clientes, como sus direcciones IP o los equipos desde los que se conectan, sus hábitos y necesidades para generar un modelo que no solo aplica métodos como machine learning sino que es más exacto en su predicción, permitiéndoles reconocer de manera más sencilla y rápida cómo proceder ante alguna posible anomalía.

 

Estos modelos responden automáticamente a preguntas claves en la lucha contra el fraude, tales como si el cliente se encuentra en un país con riesgo al fraude, las horas usuales en las que se hacen las transacciones, los dispositivos que se utilizan para e-banking (incluso puede segregar qué equipos se usan para qué tipos de transacción), entre otras.

 

Correlacionar dichas variables, todo el tiempo, también permite a la banca estar en modo alerta con los clientes que potencialmente tienen un mayor riesgo al fraude financiero, sin tener que disponer de recursos adicionales para hacerlo, e identificar nuevas formas de fraudes o de puntos débiles en la cadena de la banca electrónica.

 

Los beneficios de la analítica en este frente también pasan por servicios como la geolocalización, pues de acuerdo a las mediciones que se han hecho enfocados en esto, los servicios de ubicación geográfica permiten a los bancos, por ejemplo, cruzar una transacción con una tarjeta con la ubicación actual del cliente y con ello saber si se trata de una transacción legítima o de un fraude.

Con tecnologías como esta, que hoy ya es utilizada por diversas instituciones financieras, que ayudan no solo a generar un eslabón más en la cadena de protección sino que además se reducen episodios como el de declinar una compra de manera innecesaria, que al final también mejoran la experiencia del usuario con la marca.

 

Las organizaciones financieras, por sus características propias en cuanto a datos que almacenan, constituyen un plato particularmente apetecible para el cibercrimen, que sin duda afectan a sus clientes, por ello es necesario utilizar la tecnología a favor para proteger los datos, conscientes de que demandará de mayor inversión e innovación constante en este mundo móvil en que vivimos