Cerrando la brecha en la igualdad de género: lo bueno y lo incómodo

El tema del Día Internacional de la Mujer de este año es #EachforEqual, que encapsula el concepto de que un mundo igualitario es un mundo de posibilidades, y que individualmente somos todos responsables por nuestras propias ideas y acciones, todo el día, cada día. Todos podemos elegir conscientemente desafiar estereotipos, combatir prejuicios, ampliar percepciones, mejorar situaciones y celebrar los logros de las mujeres.

La igualdad de género es importante para Visa, y valoramos un entorno laboral donde se acepte a todos, en todas partes. Pero, como en muchas regiones, en América Latina y el Caribe todavía queda mucho por hacer en pos de la igualdad de género. De hecho, según el Banco Mundial, la desigualdad de género en América Latina y el Caribe tiene un costo de unos USD 6.7 billones por las brechas de género de casi el 30 por ciento de los ingresos en la región.[1]

La desigualdad de género es inaceptable, y cada uno de nosotros debe poner de su parte para cambiar esta situación, tanto en nuestra vida personal como en el lugar de trabajo. Comparto algunas reflexiones de cómo en Visa estamos impulsando el cambio.

La igualdad de género se diseña – la gente correcta en el puesto correcto
Como compañía de tecnología y líder de innovación en la región, analizamos constantemente nuestras estructuras para preparar a nuestra organización para el futuro, particularmente frente a la transformación digital en América Latina y el Caribe. Debemos contar con los talentos adecuados en los roles correctos para mantenernos enfocados en nuestras estrategias y no desviarnos de nuestro rumbo.

La clave para integrar a las mujeres no radica en una política general de solo contratar a mujeres —este sería un enfoque equivocado y no tendría sentido comercial: los gerentes de contratación deben de tener la libertad de tomar la decisión correcta para la empresa.

Pero como líderes sí tenemos la responsabilidad de exigir que veamos una cantidad igual de candidatos hombres y mujeres. Y esto se aplica en ambos sentidos —hay algunos campos y puestos donde predominan las mujeres, y también necesitamos equilibrio en esas áreas. Con un grupo equilibrado de candidatos calificados, los gerentes de contratación pueden elegir la persona más idónea. Esto da a las mujeres un campo de juego más nivelado donde competir, y allí es donde se empieza.

Se empieza desde arriba
El equipo directivo regional de Visa en América Latina y el Caribe es toda una potencia y cuenta con mujeres en diversos puestos de liderazgo. Desde nuestra Directora Financiera hasta nuestras Directoras de Servicios a Clientes, Estrategia, Mercadeo, Operaciones Transfronterizas, Recursos Humanos y nuestras Gerentes Generales del Cono Sur, México, la República Dominicana, Ecuador, Guatemala y Venezuela —son todas mujeres que ocupan puestos críticos para el futuro de nuestra compañía.

Pero va mucho más allá. Como empresa, en Visa nos enfocamos en proveer un lugar de trabajo diverso e inclusivo, buscamos constantemente formas de atraer y ascender a mujeres en todos los niveles, invertimos en implementar iniciativas que atraigan y retengan talentos diversos. ¿Por qué? Porque es lo correcto. Y también porque es excelente para el negocio. Las compañías que promueven la igualdad de género son más rentables, más eficientes y más innovadoras. Las economías donde uno opera crecen cuando se empodera, financia y apoya a las mujeres trabajadoras y emprendedoras. ¿Quién no querría ser parte de esto?

¡Hay que llamar la atención! El humor ayuda.
Tenemos que trabajar juntos para señalar los prejuicios —¡y esto los incluye a ustedes, mis hermanos de trabajo! En mis 24 años con Visa, como la mayoría de las mujeres, me he encontrado con muchas situaciones de estereotipos de género, desde que me pidan que les traiga café por ser la única mujer en la sala hasta que me feliciten por tener una carrera siendo madre —¿conocen a algún profesional hombre que hayan felicitado por tener una carrera siendo papá? Esto es lo que señalé a mis colegas; nos reímos juntos, pero al mismo tiempo cambió la forma de pensar. Y todos tenemos que hacer eso cada vez que veamos situaciones de estereotipos.

Los profesionales de ambos géneros tienen que hacer las preguntas incómodas a nuestros proveedores y socios: ¿Cómo luce su equipo? ¿Tiene diversidad en su gerencia? Y después presionar, insistir, hacer que la diversidad sea un requisito siempre que sea posible, que la igualdad de género sea contagiosa en sus ecosistemas comerciales.

La contratación es solo el principio, el éxito está en la retención
Otra tendencia que hemos visto es que las compañías pueden ser muy exitosas en contratar a mujeres, pero luego las pierden igual de rápido. En nuestro caso, estamos contratando a mujeres muy calificadas y las estamos reteniendo. Esto se debe a que hicimos un esfuerzo muy consciente de considerar qué tipo de ambiente necesitamos crear para que las mujeres se desarrollen profesionalmente en Visa.

Estas son algunas de las cosas que hacemos. Todos nuestros gerentes de equipos están capacitados en liderazgo inclusivo. Nos responsabilizamos por nuestra conducta —si alguien no se adapta a nuestros principios de liderazgo o no está recibiendo un tratamiento apropiado, lo alertamos de inmediato. Hemos implementado iniciativas a través de toda la compañía para crear conciencia sobre los prejuicios inconscientes y promover la seguridad psicológica. Tenemos grupos de recursos de empleados para todo tipo de empleado, y uno de estos es la Red de Mujeres. De hecho los hombres desempeñan un papel muy importante en la Red de Mujeres al servir como mentores y promotores de conversaciones abiertas y seguras para arrojar luz sobre problemáticas de la mujer junto con sus contrapartes mujeres. Comprobamos que contar con flexibilidad horaria y la posibilidad de trabajar desde casa les da tanto a hombres como mujeres la capacidad de cuidarse mejor y trabajar mejor, lo cual beneficia a la empresa. Tenemos licencias de maternidad y de paternidad. Tenemos salas tranquilas privadas que pueden usarse para las madres lactantes, pero también son para los hombres que necesitan tomarse un momento por sus propios motivos.

Lo que hacemos por un género, lo hacemos por el otro.

En resumen, predicamos con el ejemplo. Espero que nos acompañen.

Maribel Diz es Vicepresidenta Sénior de Recursos Humanos para Visa América Latina y el Caribe. Es doctoranda de Administración de Empresas en la Florida International University.

Ver también

SAP brinda tecnología gratuita en la lucha contra el Coronavirus

• Compañía pone a disposición cinco herramientas para enfrentar la crisis a empresas, PYMEs y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *