Hand pushing icon Ui of Cloud Computing Technology Internet Storage Network Concept

Empresas de Centroamérica: ¿Qué les falta para dar el salto definitivo a la nube?

Se calcula que el 50% de las medianas y grandes empresas latinoamericanas ha adoptado parcial o completamente el modelo de la nube en los últimos años .

Redacción

Si bien son muchos sus beneficios, aún persisten mitos que detienen un mayor avance en su implementación. Esta realidad se hace más evidente en Centroamérica, región en la que este mismo índice sólo alcanza el 35%. Así lo considera Martín Elías Henao, Director Comercial de IFX Networks para el Norte de Latinoamérica.

¿Qué es lo que pasa?

En su concepto, “aún hay mucho desconocimiento y preguntas en torno al tema. La gran mayoría de las empresas en Centroamérica entiende que es un paso inevitable para poder competir globalmente y mejorar sus procesos productivos. Sin embargo, no se atreven a dar el salto definitivo a la nube porque no saben si están listas. Otras no entienden cómo hacerlo, creen equivocadamente que es algo inalcanzable o piensan que van a poner en riesgo sus procesos e información”.

IFX Networks es uno de los proveedores de servicios administrados de telecomunicaciones y TI con más trayectoria en Latinoamérica. Tiene más de 20 años en el mercado, opera en 17 países de la región, dispone de una red de 12 centros de datos y atiende a más de 2200 organizaciones.

Sus expertos se reúnen periódicamente con clientes de diferentes sectores económicos para asesorarlos en procesos de migración a la nube. La experiencia acumulada en este campo les ha permitido identificar algunas de las preocupaciones de los empresarios centroamericanos con respecto a este modelo.

A continuación se analizan las principales:

¿Por qué migrar a la nube? Esta es la gran pregunta que se han venido haciendo los tomadores de decisión en las empresas en el último tiempo. Es un cuestionamiento totalmente válido, pero que hoy no debería constituirse en un freno. Ya han sido superados los tiempos de pruebas. En países desarrollados, casi todas las empresas han llevado parte o la totalidad de su operación a la nube y en Latinoamérica una de cada dos ya es un caso exitoso en la materia.

“La facilidad que les brinda a los empleados acceder remotamente a la información, el impacto que tiene en mantener la operación siempre disponible y poder dedicar los esfuerzos y equipos a lo que es el core de un negocio, son beneficios comprobados que no se deberían desechar.”, explica Martín Elías Henao.

Es muy caro y no puedo. Esta podría ser una situación parecida a qué fue primero: ¿el huevo o la gallina? Es claro que para migrar a la nube hay que invertir, pero el retorno de la inversión generalmente está justificado en los beneficios que se obtienen en seguridad, agilidad y flexibilidad en la operación. De cualquier modo, el tema económico y de presupuesto cada vez pesa menos en esta decisión, pues migrar la operación, o parte de ella a la nube, generalmente conlleva manejar modelos de facturación escalables y precisos. Modelos como el de Infraestructura como Servicio (IaaS) permiten crecer los servicios contratados en la medida en que se necesite y contraerlos cuando no se requieran. Es por esto que las empresas de todos los segmentos ya no ven el precio como un factor principal al elegir un proveedor en la nube.  

No se cómo hacerlo. Es una realidad. En muchas de las encuestas que IFX Networks y otros proveedores suelen realizar, el tema de la dificultad que conlleva migrar a la nube es una de las complicaciones que más retrasan algún proyecto. “Las dificultades siempre van a existir. Un caso particular es la migración de aplicaciones críticas. Sin embargo, esta situación ha dejado de ser un obstáculo. Hoy hay compañías especializadas, como es el caso de IFX Networks, que no solamente proveen la infraestructura de nube, sino que ofrecen todo el acompañamiento en la gestión y administración de los datos, procesos y operaciones. Y lo que es aún más importante con los más altos estándares de seguridad que se puedan conseguir”, afirma el Director Comercial de esta empresa para el Norte de Latinoamérica.

No sé qué nube me conviene más. Es importante precisar que hay tres clases de nube: públicas, privadas e híbridas. La nube pública, se basa en el modelo estándar en el que recursos como servidores y almacenamiento son de un proveedor de servicios. Éste los administra y ofrece a través de internet.

En la nube privada los recursos antes citados son utilizados exclusivamente por una empresa (ya sea en sus propias instalaciones o fuera de ellas). La nube híbrida, por su parte, es una combinación de las dos anteriores.

Las tres modalidades de nube manejan ventajas y beneficios específicos. Un buen proveedor de servicios en la nube siempre aconsejará lo mejor para una empresa dependiendo de sus características y necesidades. 

Se hace camino al andar

Finalizado el análisis de los principales mitos o preocupaciones para migrar a la nube, es momento de definir los pasos naturales para iniciar este camino. Hoy en día la migración a la nube es mucho más sencilla de lo que parece. La verdad es que, sin proponérselo, las empresas ya han dado pasos previos en este proceso. Es el caso de las cuentas de correo electrónico y de la compra en línea de licencias de aplicaciones de productividad empresarial.

El paso que sigue para que las compañías ganen tranquilidad y confianza en esta iniciativa es el backup,o copia de seguridad de la información de la compañía. El respaldo de dicha información tiene dos objetivos: el primero, restaurar la información original después de una eventual pérdida. El segundo, poder recuperar los datos de una época anterior, según políticas de la compañía, o requerimientos de las autoridades.

El proceso de backup puede realizarse en el mismo país donde opera la compañía, o en un país diferente. Desde la experiencia de IFX Networks, esta es la opción más recomendable. Una vez se dispone de una copia de seguridad fuera de la compañía, el siguiente paso es trabajar en temas de continuidad del negocio. Esto es, en un plan logístico para recuperar y restaurar las funciones críticas de la compañía cuando se ha presentado una interrupción no deseada.

Este plan va desde una simple replicación, hasta un DRP (Disaster Recovery Plan) o proceso de recuperación que cubre los datos, los equipos y las aplicaciones críticas para que un negocio pueda comenzar de nuevo sus operaciones en caso de un desastre.

Una vez la compañía está en capacidad de hacer pruebas de continuidad del negocio en una nube replicada, en este momento la empresa está totalmente lista para migrar los equipos físicos que se están quedando sin garantías o soporte, directamente a la nube.

No migrar a la nube hará muy difícil que una empresa pueda llevar a cabo un proceso de transformación digital. En este sentido, no podrá implementar innovaciones que faciliten: automatización de procesos, disminución de costos, mejoramiento de la comunicación y maximización de la eficiencia. Migrar exitosamente a la nube sí es posible. La invitación es a dar el primer paso: solicitar la asesoría de un proveedor que, además de garantizar conocimiento y experiencia, disponga de la mejor infraestructura de TI”, concluye Martín Elías Henao.

Ver también

Vigilancia eficaz para la industria hotelera centroamericana

Beneficiar la experiencia del cliente con reconocimiento facial y de voz desde sus reservas hasta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *