Guatemala en la mira de los fertilizantes para una agricultura sostenible

La mitad de la comida que se produce en el mundo recibe nutrientes de los fertilizantes. Y en Guatemala la nutrición de cultivos es indispensable para una producción mayor, más fuerte y más saludable, que alimente a la población y desarrolle nuestro potencial agro exportador.  Gracias a los fertilizantes, los cultivos de Guatemala son mucho más productivos y su cosecha de mejor calidad, lo cual redunda en mayor rentabilidad para los agricultores.

 

Por eso, Yara, la compañía noruegalíder mundial en la producción y comercialización de soluciónes para la nutrición de cultivos, decidió sumarse al Día Mundial de los Fertilizantes, que tendrá lugar el próximo 13 de octubre. Su celebración tiene como objetivo educar a la población sobre el papel fundamental que juegan los fertilizantes en la seguridad alimentaria.

 

“Aunque pocos se lo imaginan, los fertilizantes hacen parte de su vida todos los días; ellos nutren las plantas con nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y otros elementos, de la misma forma que los alimentos nutren a los seres humanos”, explica Sergio GodoyDirector Regional deCentroamérica.

 

De hecho, la mitad de todos los alimentos que se producen en nuestro planeta hoy en día, tanto para las personas como para los animales, es posible gracias al uso de fertilizantes.Los suelos deben fertilizarse para mantener el contenido adecuado de elementos minerales,que los cultivos necesitan para su correcto desarrollo,mediante su absorción en el momento preciso y en las cantidades necesarias.

 

Sin embargo, existen algunos fertilizantes que podrían tener un mayor impactoambiental que otros. La elección del tipo de nitrógeno, por ejemplo, es fundamental no solo en cuanto a la rentabilidad de la explotación agrícola, sino en cuanto a la reducción de gases de efecto invernadero y su impacto en el pH de los suelos.

 


“Resulta paradójico que teniendo que reducir las emisiones de amoniaco para evitar el calentamiento global, la urea de terceros países esté sustituyendo a los nitratos amónicos europeos, fertilizantes más eficaces, eficientes y con menor huella de carbono”, afirma Olaf Hektoen, Director de Yara para Latinoamérica.

 

Desafortunadamente, Guatemala no es la excepción y el consumo agrícola de urea crece más rápido que el de los nitratos. Aunque existen metas del Gobierno para la reducción de determinados gases, uno de los cuales es el amoniaco (NH3), este es el único cuyas emisiones siguen aumentando. Dichas emisiones tienen origen agropecuario en un 97%: dos tercios procedentes de la ganadería y un tercio de la fertilización.

 

Por esta razón, le apostamos a ofrecer soluciones para la nutrición de cultivos más amigables con elambiente. Nuestros planes de fertilización ofrecen una proporcion de nitrógeno nítrico muchomás alta, ya que esta es la fuente preferida por las plantasy la más eficiente, que además, se traduceen una mayor productividad para el productor. Asimismo, la calidad de la cosecha también mejorapor alcanzar un balance adecuado de nutrientes”, expresa Sergio Godoy Director Regional para Centroamérica.

 

Las medidas adoptadas por la industria de fertilizantes europea para mejorar la eficiencia energética y para reducir las emisiones en las fábricas de fertilizantes, hacen que sea la más eficiente del mundo y, por consiguiente, la que tiene menor huella de carbono.

 

Sin embargo, el alto nivel de importaciones de urea procedentes de otros países (tales como Rusia y China), menos eficientes y más contaminantes, provoca que aumente el calentamiento global y que la industria más avanzada tecnológicamente-la europea-, enfrente condiciones de mercado mucho más adversas, por sus mayores costes industriales, medioambientales y laborales.

 

“Confiamos que Guatemala fije su camino hacia una agricultura mucho más sostenible, que impulse la rentabilidad de los productores, y contribuya a alimentar al mundo de manera responsable y proteger el planeta”, agrega Olaf Hektoen, Director de Yara para Latinoamérica.

 

¿Por qué son tan importantes los fertilizantes?

 

Los cultivos, las personas y los animales necesitan 16 macro y micronutrientes para un óptimo desarrollo Sin fertilizantes, suelos con bajos niveles de nutrientes en su composición natural determinan deficiencias en los cultivos y, por ende, en los alimentos que hacen parte de nuestra dieta.

 

Cada cosecha extrae del suelo cierta cantidad de nutrientes que luego recibimos los seres humanos. Si dichos nutrientes no se reponen con fertilizantes orgánicos o minerales, la tierra se empobrece y no produce lo mismo más adelante.Por eso, Yara atreves de su red de investigación a determinado cuánto extraen los cultivos del suelo con cada cosecha, para devolver lo que hace falta de complemento a la materia orgánica, a esto lo llaman: Nutrición de Cultivos.

 

En muchas ocasiones, los suelos presentan deficiencias de hasta un 85% en macro y micronutrientes, lo cual origina, en el caso de los seres humanos, problemas de crecimiento, debilidad muscular, osteoporosis y diabetes, entre otras enfermedades. Para Yara, estas deficiencias podrían prevenirse desde los alimentos, mediante una adecuada nutrición de cultivos”, agrega Sergio Godoy Director Regional para Yara Centroamérica.

 

Una agricultura sostenible debereponer los nutrientes del suelo, para garantizar una mayor producción de alimentos, aumentar la calidad de la cosecha, mejorar la vida del agricultor y su entorno. Los fertilizantes ayudan a generar una cobertura vegetal, que previene la erosión y degradación del suelo. Asimismo, contribuyen a una mayor producción por unidad de tierra, mitigando la deforestación para siembra de cultivos. Cuando los fertilizantes se fabrican con baja huella de carbono y tienen fuentes eficientes de nitrógeno, tales como los nitratos, minimizan el impacto en el cambio climático y facilitan una mayor producción de biomasa para fuentes de energía alternativas, tales como la caña y el maíz.