Más de Q6 mil millones en daños y pérdidas causaron las depresiones tropicales Eta e Iota en el país

Redacción

De acuerdo con la evaluación realizada por la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (SEGEPLAN), los daños, pérdidas y costos adicionales causados por las depresiones tropicales Eta e Iota en el país ascienden a Q6,002,035,633. 

La cifra es comparable, por ejemplo, al presupuesto que juntos tenían asignados el año pasado los ministerios de Gobernación y de Economía. 

Dichas depresiones tropicales afectaron al país durante el mes de noviembre del 2020 y dejaron a su paso 61 fallecidos, 30 heridos, 99 desaparecidos y 311,317 evacuados. Los fenómenos hidrometeorológicos afectaron principalmente los departamentos de Alta Verapaz, que es el más perjudicado, Izabal, Quiché, Huehuetenango, Petén, Zacapa y Chiquimula. 

La titular de SEGEPLAN, Keila Gramajo Vilchez, informó que el equipo técnico la institución que lidera utilizó la metodología para la Evaluación de Daños y Pérdidas (DaLa, en inglés), la cual permite estimar, en primer lugar, las intervenciones que el gobierno afectado deberá realizar en el corto plazo para iniciar la recuperación y, en segundo lugar, las necesidades financieras para lograr la recuperación, la reconstrucción y la gestión o reducción del riesgo de desastres en general. 

Dicha metodología se ha utilizado en eventos climáticos anteriores como el huracán Mitch y se ha contado con el acompañamiento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). 

La funcionaria explicó que “daño”, se refiere a la afectación por sector de los bienes y servicios calculables en dinero. Mientras que “pérdidas” son los servicios o bienes que no pueden prestarse o producirse, desde el inicio de la emergencia hasta que se logra la recuperación y reconstrucción.  

Mientras que “costo adicional” es el desembolso o gasto efectuado para proporcionar bienes o servicios bajo la temporalidad de la emergencia. 

En los escenarios sobre el desempeño anticipado del producto interno bruto antes y después de Eta e Iota, entre 2018 a 2021, se estima una disminución adicional de 0.1 por ciento por los efectos, ubicando la caída de la economía en 1.6 por ciento. 

El informe elaborado por SEGEPLAN contiene recomendaciones en materia de inversión pública, entre ellas: 

  1. La infraestructura que se reponga para atender los daños, deberá ser resiliente y contar con protección financiera (aseguramiento). 
  2. Desde la fase de preinversión deberá tomarse en cuenta la localización y mejorar la planificación, diseño y materiales, para mitigar el riesgo. 
  3. Los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) deben considerar la protección a la población residente en áreas de riesgo y ejecutar inversiones públicas de calidad y usos compatibles del suelo.  
  4. Los entes rectores deberán establecer planes de mantenimiento y protección a la infraestructura para la resiliencia. 

Es importante señalar que las cifras corresponden únicamente a los daños, pérdidas y costos adicionales y no a las acciones de respuesta inmediata o a la recuperación que deberá hacerse al territorio.

Ver también

Foragro con buenas expectativas para el sector agrícola

Redacción El año 2021 inicia con expectativas económicas positivas, siendo el sector agrícola una de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *